Sangre joven para tratar el Alzheimer

Las historias de vampiros, la leyenda del Conde Drácula, incluso algunas hipótesis que rodean el nunca esclarecido caso de Jack el Destripador, todas apuntan al mito de la sangre como fuente de la eterna juventud y la inmortalidad.

Aunque suene extraño, hay experimentos que sugieren que eso podría ser así. Son los llamados experimentos de parabiosis, realizados por primera vez hace más de 150 años. ¿En qué consisten? Pues en conectar los sistemas circulatorios de dos animales diferentes  (anestesiados, eso sí), de manera que la sangre de uno circule por el organismo del otro y viceversa. Cuando se conectan mediante este sistema un animal “viejo” con uno “joven”, lo que se observa es que los órganos del animal “viejo” rejuvenecen. Entre esos órganos que “rejuvenecen” se encuentra el cerebro, que presenta menos inflamación.

Dracula_by_mimooh.svgCon los controles apropiados, lo que este experimento viene a decir es que en la sangre de animales jóvenes hay “algo” que es capaz de rejuvenecer tejidos envejecidos. El elixir de la juventud circula por la sangre de los jóvenes.

Idealmente, si identificamos “el componente” o quizás una mezcla de ellos, podremos diseñar un fármaco capaz de rejuvenecer los tejidos. Aunque eso sería lo ideal, un grupo de investigación americano decidió que no se podía esperar tanto y ha llevado a cabo un pequeño ensayo en el que realizaban transfusiones de sangre de individuos jóvenes a personas con Alzheimer moderado. El objetivo del ensayo era únicamente comprovar la seguridad del tratamiento, pero además han evaluado si se podía observar algún efecto beneficioso. El ensayo ha resultado ser seguro, pero objetivamente no se ha observado mejoras en los pacientes tratados con sangre joven. Una encuesta a los cuidadores de los pacientes, sin embargo, parece sugerir una pequeña mejora en su capacidad para realizar las tareas habituales.

Para saber más, uno de los impulsores del ensayo clínico, Tony Wiss-Coray, de la Universidad de Stanford, explica sus experimentos en un vídeo de TED (en inglés).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s