Alzheimer: ¿tratamientos a la vista?

Desde que hace más de un siglo se asociaron las placas amiloides con la demencia ha existido el convencimiento – al menos en gran parte de la comunidad científica – de que eliminando las placas se podía curar, o por lo menos frenar, la enfermedad de Alzheimer. Después de muchos años de investigación, millones invertidos por las empresas farmacéuticas y numerosos y estrepitosos fracasos, ya podemos decir que eliminar las placas amiloides del cerebro parece posible.

Ya comenté en una entrada anterior que había muchas esperanzas puestas en un ensayo con un fármaco experimental llamado aducanumab que estaba entrando en Fase III de ensayo clínico. Antes del verano, las empresas farmacéuticas Biogen,y Eisai presentaron los resultados de un fármaco parecido, llamado BAN2401, que aparentemente tiene un efecto muy similar al mencionado aducanumab. Simultaneamente, se han presentado nuevos resultados con otros dos fármacos llamados Gantenerumab y LY3002813 que parecen tener también efectos similares.

Todos estos fármacos son anticuerpos, unas proteínas que nuestro organismo produce de manera natural para atacar específicamente toxinas o patógenos y que en este caso se han producido artificialmente que se inyectan con la esperanza de que ataquen las placas amiloides del cerebro, ayudando de esa manera a su eliminación.

Con estos anticuerpos, el tratamiento a altas dosis parece que es capaz de eliminar las placas de una manera ciertamente espectacular, ya que en el caso de BAN2401, 8 de cada 10 pacientes pasan de tener placas a no tenerlas (detectables) cuando se mira por tomografía por emisión de positrones (PET).

Print
A la izquierda, ejemplos de escaner de amiloide mediante tecnología de emisión de positrones (PET) en los mismos pacientes al inicio del tratamiento, uno y dos años después de tratarse con Gantenerumab. Las imágenes fueron proporcionadas por la compañía farmacéutica Roche a http://www.alzforum.org. En ellas se observa una reducción gradual de las manchas rojas, que corresponden a las placas amiloides, tal y como está esquematizado en el dibujo de la derecha.

Ahora bien, la pregunta es obvia… ¿y eliminar las placas supone un beneficio para los pacientes? E incluso una pregunta fundamental para entender el alzhéimer ¿son las placas amiloides la causa de la enfermedad, el enemigo contra el que hay que dirigir nuestro aresenal terapéutico?

Si volvemos al caso reciente de BAN2401 – acerca de aducanumab podéis mirar la entrada) –  basándonos en la información que da la compañía, a las dosis más altas de tratamiento se retrasa el empeoramiento progresivo en los pacientes comparado con los que son tratados con el placebo (el mismo tratamiento pero sin el anticuerpo, sin que lo sepa ni médico ni paciente). Hay que tener en cuenta que hoy en día lo que los investigadores están buscando es un tratamiento que retrase el desarrollo de la enfermedad y que el paciente pueda valerse por sí mismo durante más tiempo, ya que probablemente, una vez el cerebro se ha llenado de placas amiloides y ha empezado la neurodegeneración ya no será posible recuperar las capacidades cognitivas perdidas.

Hay motivos para ser  prudentes, muy prudentes, y lo resumo en los dos principales: en primer lugar, se trata de un ensayo clínico con una estrategia estadística muy compleja, y de momento, los únicos datos que se pueden ver son los que las compañías envían a los medios de comunicación y presentan en los congresos. Hasta que los datos crudos caigan en manos de otros expertos en estadística que puedan validar el análisis, se ha de ser muy cauto con las conclusiones. En segundo lugar, se trata de un estudio de fase II, con un número relativamente bajo de pacientes, y como pasa con aducanumab, habrá que esperar al ensayo de fase III para saber si tenemos (por fin) un fármaco efectivo. No serían ni los primeros ni los últimos tratamientos que muestran efectividad en Fase II pero no en Fase III.

A pesar de que muchos expertos muestran su escepticismo y critican la notoriedad que están adquiriendo recientemente estos tratamientos, yo sí que creo que nos acercamos a un momento fundamental en la historia de la investigación de la enfermedad de Alzheimer. Después de mucho tiempo, los investigadores y médicos poseen las herramientas para responder a la pregunta de si las placas amiloides son el enemigo real en la lucha contra la enfermedad.  Esa es la gran pregunta que los investigadores llevan 30 años intentando responder y para la que en dos o tres años deberíamos tener una respuesta definitiva.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s